Caso Lucas González: uno de sus amigos brinda testimonio sobre el caso de gatillo fácil

Julián, el amigo de Lucas González y conductor del vehículo al cual le disparó la Policía de la Ciudad, dialogó con IP Noticias sobre lo ocurrido. "Ellos tiraron por tirar. En medio de la desesperación buscábamos otros policías para que nos ayudaran hasta que mi amigo gritó y ahí me nublé. Vimos a un patrullero que estaba recorriendo la zona, le toque bocina y no me ayudó, siguió de largo", declaró el joven futbolista y uno de los principales testigos del hecho. Además, Julián explicó que los policías los trataron de "villeros" y los amenazaron con "pegarles un tiro en la cabeza a cada uno". 

 

 

¿Qué dijo Julián sobre los disparos de la policía?

Julián también relató los momentos que vivió cuando intentaba escapar con sus amigos de lo que pensó que era un asalto. "Tenía a mi amigo baleado mientras manejaba, sobre mi rodilla, con su mano me tocaba la pierna. No lo podía creer", detalló.  Acompañado de sus padres durante la entrevista, Julián, que volvía junto a la víctima y otros dos amigos de una práctica en el club Barracas Central, agregó que, luego de cruzarse al patrullero, le pidió ayuda a otras dos oficiales que estaban en una esquina, quienes tampoco colaboraron. 

El joven también indicó que uno de los efectivos le rompió la remera con la que estaba vestido y que les gritaban "¿Dónde tenían la falopa?" mientras el joven González "estaba tirado, sin recibir ayuda". La situación duró hasta que llegó la ambulancia que lo trasladó a un hospital. "Me hicieron bajar del auto, y llamé a mi mamá para que sepa lo que estaba pasando. Al rato, llegaron un montón de policías, nos trataron mal, nos pusieron contra una reja, nos esposaron y nos tiraron al piso", explicó. "Nos trataban de delincuentes cuando teníamos un equipo de mate, ropa de entrenamiento y galletitas. Queríamos volver a nuestras casas felices, porque el viernes volvíamos al club", agregó.  

 

 

La detención en la comisaría

Julián, junto a otro amigo llamado Joaquín, pasaron la noche del miércoles en una comisaría tras su detención. En este sentido, el chico sostuvo que los policías "no tenían nada" que diera entender que eran agentes. "No se identificaron. Al bajarse el conductor, vi el arma y, en el momento, lo que pude hacer fue salir de ahí. Ellos comenzaron a disparar", indicó. Respecto a las versiones que indicaban que Lucas habría sacado un arma cuando el automóvil de los oficiales apareció, Julián las negó por completo: "No sabían qué inventar. ¿Cómo mi amigo saca un arma, si supuestamente estaba en el baúl y encima, estaba baleado?", dijo. Y concluyó: "Ahora le tengo que tener miedo la policía, si no te matan los chorros te mata la policía. No dan ganas ni de comprar en la esquina de tu casa". 

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

Caso Lucas González: uno de sus amigos brinda testimonio sobre el caso de gatillo fácil

Julián, el amigo de Lucas González y conductor del vehículo al cual le disparó la Policía de la Ciudad, dialogó con IP Noticias sobre lo ocurrido. "Ellos tiraron por tirar. En medio de la desesperación buscábamos otros policías para que nos ayudaran hasta que mi amigo gritó y ahí me nublé. Vimos a un patrullero que estaba recorriendo la zona, le toque bocina y no me ayudó, siguió de largo", declaró el joven futbolista y uno de los principales testigos del hecho. Además, Julián explicó que los policías los trataron de "villeros" y los amenazaron con "pegarles un tiro en la cabeza a cada uno". 

 

 

¿Qué dijo Julián sobre los disparos de la policía?

Julián también relató los momentos que vivió cuando intentaba escapar con sus amigos de lo que pensó que era un asalto. "Tenía a mi amigo baleado mientras manejaba, sobre mi rodilla, con su mano me tocaba la pierna. No lo podía creer", detalló.  Acompañado de sus padres durante la entrevista, Julián, que volvía junto a la víctima y otros dos amigos de una práctica en el club Barracas Central, agregó que, luego de cruzarse al patrullero, le pidió ayuda a otras dos oficiales que estaban en una esquina, quienes tampoco colaboraron. 

El joven también indicó que uno de los efectivos le rompió la remera con la que estaba vestido y que les gritaban "¿Dónde tenían la falopa?" mientras el joven González "estaba tirado, sin recibir ayuda". La situación duró hasta que llegó la ambulancia que lo trasladó a un hospital. "Me hicieron bajar del auto, y llamé a mi mamá para que sepa lo que estaba pasando. Al rato, llegaron un montón de policías, nos trataron mal, nos pusieron contra una reja, nos esposaron y nos tiraron al piso", explicó. "Nos trataban de delincuentes cuando teníamos un equipo de mate, ropa de entrenamiento y galletitas. Queríamos volver a nuestras casas felices, porque el viernes volvíamos al club", agregó.  

 

 

La detención en la comisaría

Julián, junto a otro amigo llamado Joaquín, pasaron la noche del miércoles en una comisaría tras su detención. En este sentido, el chico sostuvo que los policías "no tenían nada" que diera entender que eran agentes. "No se identificaron. Al bajarse el conductor, vi el arma y, en el momento, lo que pude hacer fue salir de ahí. Ellos comenzaron a disparar", indicó. Respecto a las versiones que indicaban que Lucas habría sacado un arma cuando el automóvil de los oficiales apareció, Julián las negó por completo: "No sabían qué inventar. ¿Cómo mi amigo saca un arma, si supuestamente estaba en el baúl y encima, estaba baleado?", dijo. Y concluyó: "Ahora le tengo que tener miedo la policía, si no te matan los chorros te mata la policía. No dan ganas ni de comprar en la esquina de tu casa". 

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

Julián, el amigo de Lucas González y conductor del vehículo al cual le disparó la Policía de la Ciudad, dialogó con IP Noticias sobre lo ocurrido. "Ellos tiraron por tirar. En medio de la desesperación buscábamos otros policías para que nos ayudaran hasta que mi amigo gritó y ahí me nublé. Vimos a un patrullero que estaba recorriendo la zona, le toque bocina y no me ayudó, siguió de largo", declaró el joven futbolista y uno de los principales testigos del hecho. Además, Julián explicó que los policías los trataron de "villeros" y los amenazaron con "pegarles un tiro en la cabeza a cada uno". 

 

 

¿Qué dijo Julián sobre los disparos de la policía?

Julián también relató los momentos que vivió cuando intentaba escapar con sus amigos de lo que pensó que era un asalto. "Tenía a mi amigo baleado mientras manejaba, sobre mi rodilla, con su mano me tocaba la pierna. No lo podía creer", detalló.  Acompañado de sus padres durante la entrevista, Julián, que volvía junto a la víctima y otros dos amigos de una práctica en el club Barracas Central, agregó que, luego de cruzarse al patrullero, le pidió ayuda a otras dos oficiales que estaban en una esquina, quienes tampoco colaboraron. 

El joven también indicó que uno de los efectivos le rompió la remera con la que estaba vestido y que les gritaban "¿Dónde tenían la falopa?" mientras el joven González "estaba tirado, sin recibir ayuda". La situación duró hasta que llegó la ambulancia que lo trasladó a un hospital. "Me hicieron bajar del auto, y llamé a mi mamá para que sepa lo que estaba pasando. Al rato, llegaron un montón de policías, nos trataron mal, nos pusieron contra una reja, nos esposaron y nos tiraron al piso", explicó. "Nos trataban de delincuentes cuando teníamos un equipo de mate, ropa de entrenamiento y galletitas. Queríamos volver a nuestras casas felices, porque el viernes volvíamos al club", agregó.  

 

 

La detención en la comisaría

Julián, junto a otro amigo llamado Joaquín, pasaron la noche del miércoles en una comisaría tras su detención. En este sentido, el chico sostuvo que los policías "no tenían nada" que diera entender que eran agentes. "No se identificaron. Al bajarse el conductor, vi el arma y, en el momento, lo que pude hacer fue salir de ahí. Ellos comenzaron a disparar", indicó. Respecto a las versiones que indicaban que Lucas habría sacado un arma cuando el automóvil de los oficiales apareció, Julián las negó por completo: "No sabían qué inventar. ¿Cómo mi amigo saca un arma, si supuestamente estaba en el baúl y encima, estaba baleado?", dijo. Y concluyó: "Ahora le tengo que tener miedo la policía, si no te matan los chorros te mata la policía. No dan ganas ni de comprar en la esquina de tu casa". 

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

Ver más
Ver más