Procesaron a los integrantes de Revolución Federal

El juez encontró a los integrantes de Revolución Federal responsables de formar una agrupación para "imponer o combatir ideas por la fuerza del temor".

Los cuatro integrantes de Revolución Federal, Jonatan Morel, Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile fueron procesados sin prisión preventiva y embargados por 9 millones de pesos por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

El magistrado los consideró responsables de formar una agrupación que busca "imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor", un delito que tiene una pena de hasta ocho años de prisión. 

"Los imputados conformaron una organización con abierta intención de incitar a la persecución, hostilidad y violencia colectiva contra determinados sujetos pertenecientes a un determinado espacio político. En definitiva, pudo comprobarse que atentaron contra el orden público y ocasionaron un claro perjuicio a los bienes jurídicos de la paz social y la tranquilidad pública necesarios para el funcionamiento de un Estado de Derecho", señaló la resolución del juez. 

Además, el magistrado remarcó que la agrupación "desembocó en la instauración de un estado de alarma social en virtud del atentado contra la vida de la vicepresidenta de la Nación".

Liberaron a los integrantes de Revolución Federal

La Cámara Federal porteña ordenó liberar a los cuatro integrantes de Revolución Federal, detenidos desde el pasado 20 de octubre por incitación a la violencia pública. La Sala I del tribunal sostuvo que no hay elementos para que los acusados entorpezcan la investigación o escapar estando en libertad.

En las próximas horas se procederá con la libertad de Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, de Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile. Los cuatro habían sido arrestados por pedido del fiscal Gerardo Pollicita y por orden del juez Marcelo Martínez de Giordi. 

El falló también ratificó que la investigación es diferente a la de la causa que investiga el intento de magnicidio contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La declaración de Jonathan Morel

El líder y vocero de Revolución Federal, Jonathan Morel, prestó declaración indagatoria ante la Justicia Federal luego de su detención en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones contra dirigentes políticos.

El joven de 23 años respondió a todas las preguntas del juez Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Gerardo Pollicita. Según fuentes cercanas a la causa, sostuvo que "no tuvo la culpa de que un loco" haya querido matar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Asimismo, negó las acusaciones de incitación a la violencia por las que se lo acusa debido a sus mensajes difundidos en redes sociales y la organización de marchas con guillotinas y antorchas. También negó ser el líder de la agrupación investigada, asegurando que sólo es "un vocero que ganó espacio en los medios".

Durante su declaración, Morel se refirió a los supuestos vínculos entre su carpintería y el grupo empresarial Caputo Hermanos. Admitió haber recibido pagos por cerca de 13 millones de pesos que investiga la Justica, pero reiteró que fueron para trabajos de amoblamiento y no para financiar a Revolución Federal.

Además de responder ante los funcionarios, Morel entregó las claves de sus dispositivos celulares. Otra detenida e indagada fue Sabrina Basile, también integrante de Revolución Federal. 

La detención de miembros de Revolución Federal

Jonathan Morel y otros dos referentes de Revolución Federal fueron detenidos por orden de la Justicia en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros dirigentes del Gobierno.

Las detenciones se concretaron durante los allanamientos realizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria en once direcciones.

"Estas detenciones se dan en el marco de varias medidas solicitadas por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien encabeza esta investigación, paralela a la del atentado contra la Vicepresidenta, por los agravios emitidos por Miembros de Revolución Federal, encabezada por Jonatan Morel" explicó a IP Noticias el periodista Alfredo Izaguirre.

La acción policial fue ordenada por el magistrado luego de que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) aportara audios extraídos de una transmisión de Revolución Federal por la red social Twitter.

En esas escuchas Morel advierte que pretende "pasar a la historia", infiltrándose en las manifestaciones de apoyo a la Vicepresidenta en su domicilio de Recoleta, donde después se produciría el intento de magnicidio.

También se identificaron amenazas contra el diputado nacional Máximo Kirchner y el presidente Alberto Fernández.

Además del líder de la agrupación, detenido en su domicilio en la localidad de Munro, fueron aprehendidos los miembros Gastón Guerra en Villa Ballester y Leonardo Sosa en Moreno. Los tres fueron demorados por averiguación de delito, es decir, aún no hay carátulas ni imputaciones por delitos concretos.

Atentado y amenazas se investigan por separado

Días antes de la detención de Morel, Guerra y Sosa, Cristina Kirchner fue habilitada a ser querellante en la causa que investiga las amenazas en su contra.

Tanto la AFI como los abogados de la expresidenta solicitaron que esa investigación se unificara con la del atentado, encabezada por la jueza María Eugenia Capuchetti en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 5.

"Capuchetti rechazó la unificacion de las causas. Dijo que se estaba investigando solo el ataque, envió la causa por amenazas a sorteo y cayó en el juzgado de Martínez de Giorgi. Él mismo pidió una investigación conjunta, y ante una nueva negativa de Capuchetti, la Cámara Federal de Apelaciones resolvió que las causas sean paralelas", detalló Izaguirre.

Vínculo entre Revolución Federal y Caputo Hermanos

Entre los allanamientos que llevaron a las detenciones hubo dos en oficinas de los fideicomisos de Caputo Hermanos, de la familia del exministro de Finanzas del gobierno de Cambiemos.

Según consta en la investigación, la carpintería de Morel recibió entre diciembre de 2021 y agosto de este año transferencias por cerca de 8 millones de pesos de parte de esa empresa.

El líder de Revolución Federal había justificado un primer pago de 1.7 millones de pesos que se le envió por "trabajos de carpintería" para equipar departamentos en Neuquén.

Iniciada la investigación judicial por esas transacciones, representantes de Caputo Hermanos reconocieron el pago millonario, pero aclararon que no se vincula al financiamiento de Revolución Federal ni a los actos de intimidación.

En tanto, la querella de Cristina Kirchner, que encabeza el abogado Claudio Ubeira, analiza la hipótesis de una vinculación entre esos pagos y el intento de magnicidio, dados los nexos que conectan a Revolución Federal con Brenda Uliarte, principal apuntada como organizadora del ataque llevado adelante por Fernando Sabag Montiel.

"Habría que tener algún grado de romanticismo para creer que la presencia de la familia Caputo es casualidad en los aportes que reciben estas personas. Habían arrancado con una transferencia de un millón setecientos mil pesos, y después hay otra de siete millones de pesos. Si hay alguna explicación, que la den", opinó Ubeira en declaraciones radiales.

Procesaron a los integrantes de Revolución Federal

Los cuatro integrantes de Revolución Federal, Jonatan Morel, Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile fueron procesados sin prisión preventiva y embargados por 9 millones de pesos por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

El magistrado los consideró responsables de formar una agrupación que busca "imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor", un delito que tiene una pena de hasta ocho años de prisión. 

"Los imputados conformaron una organización con abierta intención de incitar a la persecución, hostilidad y violencia colectiva contra determinados sujetos pertenecientes a un determinado espacio político. En definitiva, pudo comprobarse que atentaron contra el orden público y ocasionaron un claro perjuicio a los bienes jurídicos de la paz social y la tranquilidad pública necesarios para el funcionamiento de un Estado de Derecho", señaló la resolución del juez. 

Además, el magistrado remarcó que la agrupación "desembocó en la instauración de un estado de alarma social en virtud del atentado contra la vida de la vicepresidenta de la Nación".

Liberaron a los integrantes de Revolución Federal

La Cámara Federal porteña ordenó liberar a los cuatro integrantes de Revolución Federal, detenidos desde el pasado 20 de octubre por incitación a la violencia pública. La Sala I del tribunal sostuvo que no hay elementos para que los acusados entorpezcan la investigación o escapar estando en libertad.

En las próximas horas se procederá con la libertad de Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, de Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile. Los cuatro habían sido arrestados por pedido del fiscal Gerardo Pollicita y por orden del juez Marcelo Martínez de Giordi. 

El falló también ratificó que la investigación es diferente a la de la causa que investiga el intento de magnicidio contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La declaración de Jonathan Morel

El líder y vocero de Revolución Federal, Jonathan Morel, prestó declaración indagatoria ante la Justicia Federal luego de su detención en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones contra dirigentes políticos.

El joven de 23 años respondió a todas las preguntas del juez Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Gerardo Pollicita. Según fuentes cercanas a la causa, sostuvo que "no tuvo la culpa de que un loco" haya querido matar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Asimismo, negó las acusaciones de incitación a la violencia por las que se lo acusa debido a sus mensajes difundidos en redes sociales y la organización de marchas con guillotinas y antorchas. También negó ser el líder de la agrupación investigada, asegurando que sólo es "un vocero que ganó espacio en los medios".

Durante su declaración, Morel se refirió a los supuestos vínculos entre su carpintería y el grupo empresarial Caputo Hermanos. Admitió haber recibido pagos por cerca de 13 millones de pesos que investiga la Justica, pero reiteró que fueron para trabajos de amoblamiento y no para financiar a Revolución Federal.

Además de responder ante los funcionarios, Morel entregó las claves de sus dispositivos celulares. Otra detenida e indagada fue Sabrina Basile, también integrante de Revolución Federal. 

La detención de miembros de Revolución Federal

Jonathan Morel y otros dos referentes de Revolución Federal fueron detenidos por orden de la Justicia en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros dirigentes del Gobierno.

Las detenciones se concretaron durante los allanamientos realizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria en once direcciones.

"Estas detenciones se dan en el marco de varias medidas solicitadas por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien encabeza esta investigación, paralela a la del atentado contra la Vicepresidenta, por los agravios emitidos por Miembros de Revolución Federal, encabezada por Jonatan Morel" explicó a IP Noticias el periodista Alfredo Izaguirre.

La acción policial fue ordenada por el magistrado luego de que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) aportara audios extraídos de una transmisión de Revolución Federal por la red social Twitter.

En esas escuchas Morel advierte que pretende "pasar a la historia", infiltrándose en las manifestaciones de apoyo a la Vicepresidenta en su domicilio de Recoleta, donde después se produciría el intento de magnicidio.

También se identificaron amenazas contra el diputado nacional Máximo Kirchner y el presidente Alberto Fernández.

Además del líder de la agrupación, detenido en su domicilio en la localidad de Munro, fueron aprehendidos los miembros Gastón Guerra en Villa Ballester y Leonardo Sosa en Moreno. Los tres fueron demorados por averiguación de delito, es decir, aún no hay carátulas ni imputaciones por delitos concretos.

Atentado y amenazas se investigan por separado

Días antes de la detención de Morel, Guerra y Sosa, Cristina Kirchner fue habilitada a ser querellante en la causa que investiga las amenazas en su contra.

Tanto la AFI como los abogados de la expresidenta solicitaron que esa investigación se unificara con la del atentado, encabezada por la jueza María Eugenia Capuchetti en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 5.

"Capuchetti rechazó la unificacion de las causas. Dijo que se estaba investigando solo el ataque, envió la causa por amenazas a sorteo y cayó en el juzgado de Martínez de Giorgi. Él mismo pidió una investigación conjunta, y ante una nueva negativa de Capuchetti, la Cámara Federal de Apelaciones resolvió que las causas sean paralelas", detalló Izaguirre.

Vínculo entre Revolución Federal y Caputo Hermanos

Entre los allanamientos que llevaron a las detenciones hubo dos en oficinas de los fideicomisos de Caputo Hermanos, de la familia del exministro de Finanzas del gobierno de Cambiemos.

Según consta en la investigación, la carpintería de Morel recibió entre diciembre de 2021 y agosto de este año transferencias por cerca de 8 millones de pesos de parte de esa empresa.

El líder de Revolución Federal había justificado un primer pago de 1.7 millones de pesos que se le envió por "trabajos de carpintería" para equipar departamentos en Neuquén.

Iniciada la investigación judicial por esas transacciones, representantes de Caputo Hermanos reconocieron el pago millonario, pero aclararon que no se vincula al financiamiento de Revolución Federal ni a los actos de intimidación.

En tanto, la querella de Cristina Kirchner, que encabeza el abogado Claudio Ubeira, analiza la hipótesis de una vinculación entre esos pagos y el intento de magnicidio, dados los nexos que conectan a Revolución Federal con Brenda Uliarte, principal apuntada como organizadora del ataque llevado adelante por Fernando Sabag Montiel.

"Habría que tener algún grado de romanticismo para creer que la presencia de la familia Caputo es casualidad en los aportes que reciben estas personas. Habían arrancado con una transferencia de un millón setecientos mil pesos, y después hay otra de siete millones de pesos. Si hay alguna explicación, que la den", opinó Ubeira en declaraciones radiales.

Los cuatro integrantes de Revolución Federal, Jonatan Morel, Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile fueron procesados sin prisión preventiva y embargados por 9 millones de pesos por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

El magistrado los consideró responsables de formar una agrupación que busca "imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor", un delito que tiene una pena de hasta ocho años de prisión. 

"Los imputados conformaron una organización con abierta intención de incitar a la persecución, hostilidad y violencia colectiva contra determinados sujetos pertenecientes a un determinado espacio político. En definitiva, pudo comprobarse que atentaron contra el orden público y ocasionaron un claro perjuicio a los bienes jurídicos de la paz social y la tranquilidad pública necesarios para el funcionamiento de un Estado de Derecho", señaló la resolución del juez. 

Además, el magistrado remarcó que la agrupación "desembocó en la instauración de un estado de alarma social en virtud del atentado contra la vida de la vicepresidenta de la Nación".

Liberaron a los integrantes de Revolución Federal

La Cámara Federal porteña ordenó liberar a los cuatro integrantes de Revolución Federal, detenidos desde el pasado 20 de octubre por incitación a la violencia pública. La Sala I del tribunal sostuvo que no hay elementos para que los acusados entorpezcan la investigación o escapar estando en libertad.

En las próximas horas se procederá con la libertad de Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, de Gastón Guerra, Leonardo Sosa y Sabrina Basile. Los cuatro habían sido arrestados por pedido del fiscal Gerardo Pollicita y por orden del juez Marcelo Martínez de Giordi. 

El falló también ratificó que la investigación es diferente a la de la causa que investiga el intento de magnicidio contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La declaración de Jonathan Morel

El líder y vocero de Revolución Federal, Jonathan Morel, prestó declaración indagatoria ante la Justicia Federal luego de su detención en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones contra dirigentes políticos.

El joven de 23 años respondió a todas las preguntas del juez Marcelo Martínez de Giorgi y el fiscal Gerardo Pollicita. Según fuentes cercanas a la causa, sostuvo que "no tuvo la culpa de que un loco" haya querido matar a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Asimismo, negó las acusaciones de incitación a la violencia por las que se lo acusa debido a sus mensajes difundidos en redes sociales y la organización de marchas con guillotinas y antorchas. También negó ser el líder de la agrupación investigada, asegurando que sólo es "un vocero que ganó espacio en los medios".

Durante su declaración, Morel se refirió a los supuestos vínculos entre su carpintería y el grupo empresarial Caputo Hermanos. Admitió haber recibido pagos por cerca de 13 millones de pesos que investiga la Justica, pero reiteró que fueron para trabajos de amoblamiento y no para financiar a Revolución Federal.

Además de responder ante los funcionarios, Morel entregó las claves de sus dispositivos celulares. Otra detenida e indagada fue Sabrina Basile, también integrante de Revolución Federal. 

La detención de miembros de Revolución Federal

Jonathan Morel y otros dos referentes de Revolución Federal fueron detenidos por orden de la Justicia en el marco de la causa que investiga amenazas e intimidaciones a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros dirigentes del Gobierno.

Las detenciones se concretaron durante los allanamientos realizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria en once direcciones.

"Estas detenciones se dan en el marco de varias medidas solicitadas por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien encabeza esta investigación, paralela a la del atentado contra la Vicepresidenta, por los agravios emitidos por Miembros de Revolución Federal, encabezada por Jonatan Morel" explicó a IP Noticias el periodista Alfredo Izaguirre.

La acción policial fue ordenada por el magistrado luego de que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) aportara audios extraídos de una transmisión de Revolución Federal por la red social Twitter.

En esas escuchas Morel advierte que pretende "pasar a la historia", infiltrándose en las manifestaciones de apoyo a la Vicepresidenta en su domicilio de Recoleta, donde después se produciría el intento de magnicidio.

También se identificaron amenazas contra el diputado nacional Máximo Kirchner y el presidente Alberto Fernández.

Además del líder de la agrupación, detenido en su domicilio en la localidad de Munro, fueron aprehendidos los miembros Gastón Guerra en Villa Ballester y Leonardo Sosa en Moreno. Los tres fueron demorados por averiguación de delito, es decir, aún no hay carátulas ni imputaciones por delitos concretos.

Atentado y amenazas se investigan por separado

Días antes de la detención de Morel, Guerra y Sosa, Cristina Kirchner fue habilitada a ser querellante en la causa que investiga las amenazas en su contra.

Tanto la AFI como los abogados de la expresidenta solicitaron que esa investigación se unificara con la del atentado, encabezada por la jueza María Eugenia Capuchetti en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 5.

"Capuchetti rechazó la unificacion de las causas. Dijo que se estaba investigando solo el ataque, envió la causa por amenazas a sorteo y cayó en el juzgado de Martínez de Giorgi. Él mismo pidió una investigación conjunta, y ante una nueva negativa de Capuchetti, la Cámara Federal de Apelaciones resolvió que las causas sean paralelas", detalló Izaguirre.

Vínculo entre Revolución Federal y Caputo Hermanos

Entre los allanamientos que llevaron a las detenciones hubo dos en oficinas de los fideicomisos de Caputo Hermanos, de la familia del exministro de Finanzas del gobierno de Cambiemos.

Según consta en la investigación, la carpintería de Morel recibió entre diciembre de 2021 y agosto de este año transferencias por cerca de 8 millones de pesos de parte de esa empresa.

El líder de Revolución Federal había justificado un primer pago de 1.7 millones de pesos que se le envió por "trabajos de carpintería" para equipar departamentos en Neuquén.

Iniciada la investigación judicial por esas transacciones, representantes de Caputo Hermanos reconocieron el pago millonario, pero aclararon que no se vincula al financiamiento de Revolución Federal ni a los actos de intimidación.

En tanto, la querella de Cristina Kirchner, que encabeza el abogado Claudio Ubeira, analiza la hipótesis de una vinculación entre esos pagos y el intento de magnicidio, dados los nexos que conectan a Revolución Federal con Brenda Uliarte, principal apuntada como organizadora del ataque llevado adelante por Fernando Sabag Montiel.

"Habría que tener algún grado de romanticismo para creer que la presencia de la familia Caputo es casualidad en los aportes que reciben estas personas. Habían arrancado con una transferencia de un millón setecientos mil pesos, y después hay otra de siete millones de pesos. Si hay alguna explicación, que la den", opinó Ubeira en declaraciones radiales.

Ver más
Ver más