Irán: la policía reprime a manifestantes frente a la tumba de Masha Amini

Irán: la policía de Irán reprimó a manifestantes que se concentraron frente a la tumba de Masha Amini, la joven detenida por no llevar bien puesto el velo.

Las fuerzas de seguridad de Irán reprimieron a manifestantes que se concentraron frente a la tumba de Masha Amini, la joven detenida por la policía de la moral por no llevar bien puesto el velo, en el cementerio de Aichi.

Al cumplirse 40 días de la muerte de la joven, lo que significa el fin del periodo de luto según la tradición iraní, más de 10 mil personas se concentraron para rendirle homenaje bajo la consigna "mujer, vida, libertad".

Masha Amini murió tres días después de ser detenida por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. Su caso se convirtió en un símbolo de protestas. 

Represión frente a la tumba de Masha Amini

Mientras los manifestantes se expresaban en contra de la muerte de la joven con consignas como "todos somos Masha" y "muerte al dictador", la policía de Irán disparó y lanzó gases lacrimógenos.

Así lo informó a través de las redes sociales el grupo de defensa de los derechos humanos de los kurdos de Orán, Hengaw: "Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y abrieron fuego contra personas en la plaza Zindan en Saqqez". 

El caso

Mahsa Amin fue detenida el pasado 13 de septiembre por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. La joven originaria de la ciudad kurda Saqqez se encontraba de visita con su familia y fue demorada por las autoridades por no cubrirse adecuadamente el pelo.

Tres días después, luego de pasar varias horas en coma, la mujer murió en un hospital de Teherán. Las circunstancias del deceso no están claras y algunas versiones aseguran que fue golpeada, lo que provocó una oleada de protestas que terminaron con otros 17 muertos.

17 muertos en protestas por la muerte de Masha

La televisión iraní informó 17 víctimas fatales por las represiones en las protestas contra la muerte de Mahsa Amini.

"Diecisiete personas, incluyendo manifestantes y policías, perdieron la vida en los acontecimientos de los últimos días", dijeron en la TV estatal sin aportar más datos, aunque el presentador dijo que se espera la difusión de "estadísticas oficiales", hasta ahora no comunicadas por el Gobierno de Irán.

Las movilizaciones iniciaron el fin de semana del 17 de septiembre en la capital Teherán y se replicaron los días siguientes en la ciudad santa Mashhad y en Sanandaj, del Kurdistán; en todos los casos intervinieron las fuerzas de seguridad, que dispararon a manifestantes, realizaron arrestos y lanzaron gases lacrimógenos.

Con el correr de los días, los reclamos en las calles se extendieron a 15 ciudades, entre ellas la noroccidental Tabriz, además de Rasht en el norte, Isfahan en el centro y Shiraz en el sur.

Irán: la policía reprime a manifestantes frente a la tumba de Masha Amini

Las fuerzas de seguridad de Irán reprimieron a manifestantes que se concentraron frente a la tumba de Masha Amini, la joven detenida por la policía de la moral por no llevar bien puesto el velo, en el cementerio de Aichi.

Al cumplirse 40 días de la muerte de la joven, lo que significa el fin del periodo de luto según la tradición iraní, más de 10 mil personas se concentraron para rendirle homenaje bajo la consigna "mujer, vida, libertad".

Masha Amini murió tres días después de ser detenida por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. Su caso se convirtió en un símbolo de protestas. 

Represión frente a la tumba de Masha Amini

Mientras los manifestantes se expresaban en contra de la muerte de la joven con consignas como "todos somos Masha" y "muerte al dictador", la policía de Irán disparó y lanzó gases lacrimógenos.

Así lo informó a través de las redes sociales el grupo de defensa de los derechos humanos de los kurdos de Orán, Hengaw: "Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y abrieron fuego contra personas en la plaza Zindan en Saqqez". 

El caso

Mahsa Amin fue detenida el pasado 13 de septiembre por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. La joven originaria de la ciudad kurda Saqqez se encontraba de visita con su familia y fue demorada por las autoridades por no cubrirse adecuadamente el pelo.

Tres días después, luego de pasar varias horas en coma, la mujer murió en un hospital de Teherán. Las circunstancias del deceso no están claras y algunas versiones aseguran que fue golpeada, lo que provocó una oleada de protestas que terminaron con otros 17 muertos.

17 muertos en protestas por la muerte de Masha

La televisión iraní informó 17 víctimas fatales por las represiones en las protestas contra la muerte de Mahsa Amini.

"Diecisiete personas, incluyendo manifestantes y policías, perdieron la vida en los acontecimientos de los últimos días", dijeron en la TV estatal sin aportar más datos, aunque el presentador dijo que se espera la difusión de "estadísticas oficiales", hasta ahora no comunicadas por el Gobierno de Irán.

Las movilizaciones iniciaron el fin de semana del 17 de septiembre en la capital Teherán y se replicaron los días siguientes en la ciudad santa Mashhad y en Sanandaj, del Kurdistán; en todos los casos intervinieron las fuerzas de seguridad, que dispararon a manifestantes, realizaron arrestos y lanzaron gases lacrimógenos.

Con el correr de los días, los reclamos en las calles se extendieron a 15 ciudades, entre ellas la noroccidental Tabriz, además de Rasht en el norte, Isfahan en el centro y Shiraz en el sur.

Las fuerzas de seguridad de Irán reprimieron a manifestantes que se concentraron frente a la tumba de Masha Amini, la joven detenida por la policía de la moral por no llevar bien puesto el velo, en el cementerio de Aichi.

Al cumplirse 40 días de la muerte de la joven, lo que significa el fin del periodo de luto según la tradición iraní, más de 10 mil personas se concentraron para rendirle homenaje bajo la consigna "mujer, vida, libertad".

Masha Amini murió tres días después de ser detenida por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. Su caso se convirtió en un símbolo de protestas. 

Represión frente a la tumba de Masha Amini

Mientras los manifestantes se expresaban en contra de la muerte de la joven con consignas como "todos somos Masha" y "muerte al dictador", la policía de Irán disparó y lanzó gases lacrimógenos.

Así lo informó a través de las redes sociales el grupo de defensa de los derechos humanos de los kurdos de Orán, Hengaw: "Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y abrieron fuego contra personas en la plaza Zindan en Saqqez". 

El caso

Mahsa Amin fue detenida el pasado 13 de septiembre por la unidad especial de la policía encargada de hacer cumplir las reglas de indumentaria que la religión islámica impone a las mujeres en Irán. La joven originaria de la ciudad kurda Saqqez se encontraba de visita con su familia y fue demorada por las autoridades por no cubrirse adecuadamente el pelo.

Tres días después, luego de pasar varias horas en coma, la mujer murió en un hospital de Teherán. Las circunstancias del deceso no están claras y algunas versiones aseguran que fue golpeada, lo que provocó una oleada de protestas que terminaron con otros 17 muertos.

17 muertos en protestas por la muerte de Masha

La televisión iraní informó 17 víctimas fatales por las represiones en las protestas contra la muerte de Mahsa Amini.

"Diecisiete personas, incluyendo manifestantes y policías, perdieron la vida en los acontecimientos de los últimos días", dijeron en la TV estatal sin aportar más datos, aunque el presentador dijo que se espera la difusión de "estadísticas oficiales", hasta ahora no comunicadas por el Gobierno de Irán.

Las movilizaciones iniciaron el fin de semana del 17 de septiembre en la capital Teherán y se replicaron los días siguientes en la ciudad santa Mashhad y en Sanandaj, del Kurdistán; en todos los casos intervinieron las fuerzas de seguridad, que dispararon a manifestantes, realizaron arrestos y lanzaron gases lacrimógenos.

Con el correr de los días, los reclamos en las calles se extendieron a 15 ciudades, entre ellas la noroccidental Tabriz, además de Rasht en el norte, Isfahan en el centro y Shiraz en el sur.

Ver más
Ver más