Créditos UVA: la deuda eterna por la casa propia

Más de cien mil familias que accedieron a los créditos hipotecarios Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) enfrentaron aumentos insostenibles de las cuotas debido la inflación creciente y la caída del poder adquisitivo.

En el video, un informe de IP y Telenueve sobre la situación de quienes siguen adheridos al plan de vivienda.

El programa iniciado durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri en 2016 apuntaba a facilitar la compra de un hogar propio y estaba dirigido a trabajadores, jubilados y otros sectores de la población.

Sin embargo, la pérdida del salario frente a la inflación registrada en promedio durante los últimos seis años afectó la capacidad de los tomadores para mantener sus planes.

Deudas insostenibles

La condición inicial para acceder a los créditos UVA era que las cuotas mensuales (ajustadas por inflación) no superaran el 25% del ingreso declarado de los solicitantes. A seis años de su implementación, la porción de los sueldos destinada a pagar ronda entre el 33% y el 80%.

Actualmente, un trabajador que en 2018 pagaba 18.500 pesos por un crédito de 2.700.000 pesos, puede deber 18.500.000 y enfrentar una cuota que supera los 120.000 pesos.

Según datos del Banco Central (BCRA), el porcentaje de mora hasta septiembre de 2022 era del 1.4 por ciento. Es decir, habría un porcentaje mínimo de tomadores que dejaron de pagar las cuotas.

Desde el Colectivo Nacional de Hipotecados UVA Autoconvocados señalan que los ajustes por inflación son siempre superiores a los incrementos de salario, aún para quienes tienen trabajo registrado. Como consecuencia, la decisión de seguir al día con el crédito hipotecario afecta a su calidad de vida debido al endeudamiento en tarjetas de crédito, préstamos personales y recorte de gastos corrientes.

Créditos UVA: la deuda eterna por la casa propia

Más de cien mil familias que accedieron a los créditos hipotecarios Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) enfrentaron aumentos insostenibles de las cuotas debido la inflación creciente y la caída del poder adquisitivo.

En el video, un informe de IP y Telenueve sobre la situación de quienes siguen adheridos al plan de vivienda.

El programa iniciado durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri en 2016 apuntaba a facilitar la compra de un hogar propio y estaba dirigido a trabajadores, jubilados y otros sectores de la población.

Sin embargo, la pérdida del salario frente a la inflación registrada en promedio durante los últimos seis años afectó la capacidad de los tomadores para mantener sus planes.

Deudas insostenibles

La condición inicial para acceder a los créditos UVA era que las cuotas mensuales (ajustadas por inflación) no superaran el 25% del ingreso declarado de los solicitantes. A seis años de su implementación, la porción de los sueldos destinada a pagar ronda entre el 33% y el 80%.

Actualmente, un trabajador que en 2018 pagaba 18.500 pesos por un crédito de 2.700.000 pesos, puede deber 18.500.000 y enfrentar una cuota que supera los 120.000 pesos.

Según datos del Banco Central (BCRA), el porcentaje de mora hasta septiembre de 2022 era del 1.4 por ciento. Es decir, habría un porcentaje mínimo de tomadores que dejaron de pagar las cuotas.

Desde el Colectivo Nacional de Hipotecados UVA Autoconvocados señalan que los ajustes por inflación son siempre superiores a los incrementos de salario, aún para quienes tienen trabajo registrado. Como consecuencia, la decisión de seguir al día con el crédito hipotecario afecta a su calidad de vida debido al endeudamiento en tarjetas de crédito, préstamos personales y recorte de gastos corrientes.

Más de cien mil familias que accedieron a los créditos hipotecarios Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) enfrentaron aumentos insostenibles de las cuotas debido la inflación creciente y la caída del poder adquisitivo.

En el video, un informe de IP y Telenueve sobre la situación de quienes siguen adheridos al plan de vivienda.

El programa iniciado durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri en 2016 apuntaba a facilitar la compra de un hogar propio y estaba dirigido a trabajadores, jubilados y otros sectores de la población.

Sin embargo, la pérdida del salario frente a la inflación registrada en promedio durante los últimos seis años afectó la capacidad de los tomadores para mantener sus planes.

Deudas insostenibles

La condición inicial para acceder a los créditos UVA era que las cuotas mensuales (ajustadas por inflación) no superaran el 25% del ingreso declarado de los solicitantes. A seis años de su implementación, la porción de los sueldos destinada a pagar ronda entre el 33% y el 80%.

Actualmente, un trabajador que en 2018 pagaba 18.500 pesos por un crédito de 2.700.000 pesos, puede deber 18.500.000 y enfrentar una cuota que supera los 120.000 pesos.

Según datos del Banco Central (BCRA), el porcentaje de mora hasta septiembre de 2022 era del 1.4 por ciento. Es decir, habría un porcentaje mínimo de tomadores que dejaron de pagar las cuotas.

Desde el Colectivo Nacional de Hipotecados UVA Autoconvocados señalan que los ajustes por inflación son siempre superiores a los incrementos de salario, aún para quienes tienen trabajo registrado. Como consecuencia, la decisión de seguir al día con el crédito hipotecario afecta a su calidad de vida debido al endeudamiento en tarjetas de crédito, préstamos personales y recorte de gastos corrientes.

Ver más
Ver más