Represión y heridos en la manifestación en apoyo a Cristina Kirchner

La Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández, en Recoleta. 

Las fuerzas de seguridad porteñas cargaron contra los ciudadanos que se acercaron al lugar. Además, varias personas fueron heridas y detenidas, luego de que la Policía haya avanzado con gases lacrimógenos y un camión hidrante sobre la multitud.

En este orden, se informó que los diputados Matías Molle , Fabián Rodríguez, Facundo Tinganelli y Natalia Zaracho fueron detenidos por la Policía porteña. 

La represión

La Policía comenzó la represión contra los manifestantes luego de que un grupo reducido tumbara las vallas que había ordenado colocar el GCBA, en los alrededores del domicilio de CFK. 

La movilización se vio afectada por el avance de las fuerzas de seguridad que reprimieron a mansalva con gases lacrimógenos, palos y un camión hidrante. Además, en horas del mediodía el gobierno porteño dispuso el despliegue de la Infantería que finalmente terminó retirándose del lugar.  

La convocatoria

"Ninguna valla va a frenar el apoyo a Cristina. Se suspende el acto en Parque Lezama. Todos a la plaza de Juncal y Paraná", anunció el Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires a través de su cuenta de Twitter.

El senador del Frente de Todos por la Ciudad Mariano Recalde expresó en su cuenta de Twitter: "Se suspende el acto de hoy en Parque Lezama. Las vallas de Larreta no van a frenar el apoyo a Cristina. Todos a la Plaza de Juncal y Paraná. Todos con Cristina".

También el dirigente social, Juan Grabois, convocó: "Vamos a Montevideo y Uruguay a exigir que se garantice libertad política a CFK y a los que la queremos. En 1945 intentaron levantar los puentes. Ahora levantan vallas. Pero los muros siempre caen. Lean la historia. Los esperamos"

En tanto, Lorena Pokoik, presidenta de la organización La Homero Manzi, del PJ Capital, dijo que "la quieren presa o la quieren proscripta porque no pueden frenar el avance de Cristina". Y agregó: "Este despliegue policial es generar miedo para que la gente se quede en su casa, y si reprimen será salvaje porque vamos a dar la vida por nuestra conductora"

El vallado 

El GCBA cerró las inmediaciones del domicilio de CFK en Recoleta. La medida fue ejecutada por el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, que valló el acceso en la calle Juncal, entre Talcahuano y Paraná.

El radio de cierre también abarcó a Uruguay entre Arenales y Montevideo. El vallado perimetral a la casa de la vicepresidenta provocó el repudio de organizaciones sociales, militantes, funcionarios oficialistas y autoconvocados.

Además, el GCBA había dispuesto un operativo de limpieza en la zona con barrenderos, un camión recolector e hidrolavadoras. Los manifestantes pensaban organizar una feria de economía popular que fue suspendida como todas las actividades planificadas en la zona. En cambio, se espera una convocatoria masiva en la plaza de Juncal y Paraná. 

La palabra de CFK

Por su parte, Cristina Fernández criticó la medida del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "Quieren prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres, que tienen lugar ante la ya inocultable persecución", publicó la vicepresidenta desde sus redes

"La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicialPara los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la policía de la ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Lo dicho ese día por la noche: nunca fueron ni serán democráticos", agregó CFK.

"La esquina de Juncal y Uruguay fue objeto de permanentes concentraciones de pequeños grupos de simpatizantes macristas con actitudes amenazantes y agresivas. Con parlantes y micrófonos amplificaban insultos, agravios y promesas de muerte", sentenció la mandataria.

"En todos esos años, la policía del Sr. Larreta nunca intervino. Es más, cuidaban y garantizaban esas actitudes. Hemos llegado a ver, en el caso del Instituto Patria, a un policía de la Ciudad que confraternizaba con un energúmeno que me prometía la horca", indicó. 

Represión y heridos en la manifestación en apoyo a Cristina Kirchner

La Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández, en Recoleta. 

Las fuerzas de seguridad porteñas cargaron contra los ciudadanos que se acercaron al lugar. Además, varias personas fueron heridas y detenidas, luego de que la Policía haya avanzado con gases lacrimógenos y un camión hidrante sobre la multitud.

En este orden, se informó que los diputados Matías Molle , Fabián Rodríguez, Facundo Tinganelli y Natalia Zaracho fueron detenidos por la Policía porteña. 

La represión

La Policía comenzó la represión contra los manifestantes luego de que un grupo reducido tumbara las vallas que había ordenado colocar el GCBA, en los alrededores del domicilio de CFK. 

La movilización se vio afectada por el avance de las fuerzas de seguridad que reprimieron a mansalva con gases lacrimógenos, palos y un camión hidrante. Además, en horas del mediodía el gobierno porteño dispuso el despliegue de la Infantería que finalmente terminó retirándose del lugar.  

La convocatoria

"Ninguna valla va a frenar el apoyo a Cristina. Se suspende el acto en Parque Lezama. Todos a la plaza de Juncal y Paraná", anunció el Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires a través de su cuenta de Twitter.

El senador del Frente de Todos por la Ciudad Mariano Recalde expresó en su cuenta de Twitter: "Se suspende el acto de hoy en Parque Lezama. Las vallas de Larreta no van a frenar el apoyo a Cristina. Todos a la Plaza de Juncal y Paraná. Todos con Cristina".

También el dirigente social, Juan Grabois, convocó: "Vamos a Montevideo y Uruguay a exigir que se garantice libertad política a CFK y a los que la queremos. En 1945 intentaron levantar los puentes. Ahora levantan vallas. Pero los muros siempre caen. Lean la historia. Los esperamos"

En tanto, Lorena Pokoik, presidenta de la organización La Homero Manzi, del PJ Capital, dijo que "la quieren presa o la quieren proscripta porque no pueden frenar el avance de Cristina". Y agregó: "Este despliegue policial es generar miedo para que la gente se quede en su casa, y si reprimen será salvaje porque vamos a dar la vida por nuestra conductora"

El vallado 

El GCBA cerró las inmediaciones del domicilio de CFK en Recoleta. La medida fue ejecutada por el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, que valló el acceso en la calle Juncal, entre Talcahuano y Paraná.

El radio de cierre también abarcó a Uruguay entre Arenales y Montevideo. El vallado perimetral a la casa de la vicepresidenta provocó el repudio de organizaciones sociales, militantes, funcionarios oficialistas y autoconvocados.

Además, el GCBA había dispuesto un operativo de limpieza en la zona con barrenderos, un camión recolector e hidrolavadoras. Los manifestantes pensaban organizar una feria de economía popular que fue suspendida como todas las actividades planificadas en la zona. En cambio, se espera una convocatoria masiva en la plaza de Juncal y Paraná. 

La palabra de CFK

Por su parte, Cristina Fernández criticó la medida del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "Quieren prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres, que tienen lugar ante la ya inocultable persecución", publicó la vicepresidenta desde sus redes

"La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicialPara los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la policía de la ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Lo dicho ese día por la noche: nunca fueron ni serán democráticos", agregó CFK.

"La esquina de Juncal y Uruguay fue objeto de permanentes concentraciones de pequeños grupos de simpatizantes macristas con actitudes amenazantes y agresivas. Con parlantes y micrófonos amplificaban insultos, agravios y promesas de muerte", sentenció la mandataria.

"En todos esos años, la policía del Sr. Larreta nunca intervino. Es más, cuidaban y garantizaban esas actitudes. Hemos llegado a ver, en el caso del Instituto Patria, a un policía de la Ciudad que confraternizaba con un energúmeno que me prometía la horca", indicó. 

La Policía de la Ciudad reprimió a los manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández, en Recoleta. 

Las fuerzas de seguridad porteñas cargaron contra los ciudadanos que se acercaron al lugar. Además, varias personas fueron heridas y detenidas, luego de que la Policía haya avanzado con gases lacrimógenos y un camión hidrante sobre la multitud.

En este orden, se informó que los diputados Matías Molle , Fabián Rodríguez, Facundo Tinganelli y Natalia Zaracho fueron detenidos por la Policía porteña. 

La represión

La Policía comenzó la represión contra los manifestantes luego de que un grupo reducido tumbara las vallas que había ordenado colocar el GCBA, en los alrededores del domicilio de CFK. 

La movilización se vio afectada por el avance de las fuerzas de seguridad que reprimieron a mansalva con gases lacrimógenos, palos y un camión hidrante. Además, en horas del mediodía el gobierno porteño dispuso el despliegue de la Infantería que finalmente terminó retirándose del lugar.  

La convocatoria

"Ninguna valla va a frenar el apoyo a Cristina. Se suspende el acto en Parque Lezama. Todos a la plaza de Juncal y Paraná", anunció el Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires a través de su cuenta de Twitter.

El senador del Frente de Todos por la Ciudad Mariano Recalde expresó en su cuenta de Twitter: "Se suspende el acto de hoy en Parque Lezama. Las vallas de Larreta no van a frenar el apoyo a Cristina. Todos a la Plaza de Juncal y Paraná. Todos con Cristina".

También el dirigente social, Juan Grabois, convocó: "Vamos a Montevideo y Uruguay a exigir que se garantice libertad política a CFK y a los que la queremos. En 1945 intentaron levantar los puentes. Ahora levantan vallas. Pero los muros siempre caen. Lean la historia. Los esperamos"

En tanto, Lorena Pokoik, presidenta de la organización La Homero Manzi, del PJ Capital, dijo que "la quieren presa o la quieren proscripta porque no pueden frenar el avance de Cristina". Y agregó: "Este despliegue policial es generar miedo para que la gente se quede en su casa, y si reprimen será salvaje porque vamos a dar la vida por nuestra conductora"

El vallado 

El GCBA cerró las inmediaciones del domicilio de CFK en Recoleta. La medida fue ejecutada por el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, que valló el acceso en la calle Juncal, entre Talcahuano y Paraná.

El radio de cierre también abarcó a Uruguay entre Arenales y Montevideo. El vallado perimetral a la casa de la vicepresidenta provocó el repudio de organizaciones sociales, militantes, funcionarios oficialistas y autoconvocados.

Además, el GCBA había dispuesto un operativo de limpieza en la zona con barrenderos, un camión recolector e hidrolavadoras. Los manifestantes pensaban organizar una feria de economía popular que fue suspendida como todas las actividades planificadas en la zona. En cambio, se espera una convocatoria masiva en la plaza de Juncal y Paraná. 

La palabra de CFK

Por su parte, Cristina Fernández criticó la medida del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "Quieren prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres, que tienen lugar ante la ya inocultable persecución", publicó la vicepresidenta desde sus redes

"La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicialPara los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la policía de la ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Lo dicho ese día por la noche: nunca fueron ni serán democráticos", agregó CFK.

"La esquina de Juncal y Uruguay fue objeto de permanentes concentraciones de pequeños grupos de simpatizantes macristas con actitudes amenazantes y agresivas. Con parlantes y micrófonos amplificaban insultos, agravios y promesas de muerte", sentenció la mandataria.

"En todos esos años, la policía del Sr. Larreta nunca intervino. Es más, cuidaban y garantizaban esas actitudes. Hemos llegado a ver, en el caso del Instituto Patria, a un policía de la Ciudad que confraternizaba con un energúmeno que me prometía la horca", indicó. 

Ver más
Ver más