Brasil: cómo fue el debate final entre Bolsonaro y Lula

Del debate participaron siete de los candidatos a presidente y las intervenciones se acaloraron cuando Jair Bolsonaro y Lula da Silva cruzaron acusaciones de corrupción y chicanas.

Comenzó la cuenta regresiva para las elecciones presidenciales en Brasil y, en la noche del 29 de septiembre, se dio el último debate de candidatos que tuvo a Jair Bolsonaro y a Luiz Inácio Lula da Silva cara a cara.

El debate empezó a las 22:30, se transmitió por la señal Globo y fue lo más visto de la noche, después de la novela "Pantanal" que se emitió antes. En el mismo, participaron siete de los candidatos a presidente: Jair Bolsonaro (PL); Lula da Silva (PT), Luiz Felipe D'Ávila (NOVO); Simone Tebet (MDB); Soraya Thronicke (União Brasil), el padre Kelmon (PTB) y Ciro Gomes (PDT).

Los participantes dispusieron de 30 segundos para hacer las preguntas y un minuto para contestar. Se cruzaron todos en los cuatro bloques del debate que se acaloró, sobre todo cuando Bolsonaro y Lula da Silva cruzaron acusaciones de corrupción y chicanas.

La intervención de Lula da Silva

El expresidente Lula da Silva destacó que su presidencia significó "momentos de mayores conquistas, de mayor inclusión" para los sectores más postergados. "Tuve el placer de gobernar el país y hacer la mayor política de inclusión social de la historia", remarcó a la vez que recordó la suba del 76% en los salarios que se logró durante su gestión.

"La gente te enviará a casa el 2 de octubre", le dijo el candidato del PT a Bolsonaro. "¿Habla de pandemillas conmigo? Necesita mirarse al espejo y ver qué está pasando en su gobierno. Usted, cuando se acerca al micrófono, debe comportarse como presidente. Respete a quién está mirando y no mienta", le dijo además. 

Sobre las acusaciones de corrupción en su contra, el líder de izquierda respondió: "Es una mentira decir que monté una organización criminal. En lugar de decir eso debería referirse a los desvíos de que son acusados sus hijos, de los robos en su Ministerio de Educación, de la mafia que intentó obtener ventaja con la venta de vacunas contra la covid".

Lula da Silva es el favorito con cerca del 48% de intención de votos, según las encuestas que se publicaron los últimos días. Algunos sondeos apuestan a que, incluso, podría ganar en primera vuelta.

Bolsonaro

Durante sus intervenciones, Bolsonaro llamó a Lula "mentiroso", "traidor a la Patria" y "expresidiario". Además, vinculó al líder del Partido de los Trabajadores (PT) con supuestas pandillas y acusó a los hijos de Lula de "robar millones de empresas".

"En estas elecciones está en juego el futuro de la nación y no se debe permitir que Lula vuelva al poder, en cuyo gobierno se enseñó a los niños a iniciarse sexualmente en las escuelas", dijo a lo que Lula da Silva le respondió que "deje de mentir".

Bolsonaro también sostuvo que durante su gobierno "no hubo corrupción" y volvió a insistir: "Lo que está en juego en las elecciones es el futuro de la Nación. Brasil era una cleptocracia. Lula fue el jefe de una gran organización criminal. No podemos continuar en el país del robo".

El actual presidente acusó al gobierno de Lula de "querer imponer una agenda de ideología de género". "Es un gobierno que quiere la liberación de las drogas. Lula defendía a quien se robada el celular para tomarse una cervecita", afirmó.

Brasil: cómo fue el debate final entre Bolsonaro y Lula

Comenzó la cuenta regresiva para las elecciones presidenciales en Brasil y, en la noche del 29 de septiembre, se dio el último debate de candidatos que tuvo a Jair Bolsonaro y a Luiz Inácio Lula da Silva cara a cara.

El debate empezó a las 22:30, se transmitió por la señal Globo y fue lo más visto de la noche, después de la novela "Pantanal" que se emitió antes. En el mismo, participaron siete de los candidatos a presidente: Jair Bolsonaro (PL); Lula da Silva (PT), Luiz Felipe D'Ávila (NOVO); Simone Tebet (MDB); Soraya Thronicke (União Brasil), el padre Kelmon (PTB) y Ciro Gomes (PDT).

Los participantes dispusieron de 30 segundos para hacer las preguntas y un minuto para contestar. Se cruzaron todos en los cuatro bloques del debate que se acaloró, sobre todo cuando Bolsonaro y Lula da Silva cruzaron acusaciones de corrupción y chicanas.

La intervención de Lula da Silva

El expresidente Lula da Silva destacó que su presidencia significó "momentos de mayores conquistas, de mayor inclusión" para los sectores más postergados. "Tuve el placer de gobernar el país y hacer la mayor política de inclusión social de la historia", remarcó a la vez que recordó la suba del 76% en los salarios que se logró durante su gestión.

"La gente te enviará a casa el 2 de octubre", le dijo el candidato del PT a Bolsonaro. "¿Habla de pandemillas conmigo? Necesita mirarse al espejo y ver qué está pasando en su gobierno. Usted, cuando se acerca al micrófono, debe comportarse como presidente. Respete a quién está mirando y no mienta", le dijo además. 

Sobre las acusaciones de corrupción en su contra, el líder de izquierda respondió: "Es una mentira decir que monté una organización criminal. En lugar de decir eso debería referirse a los desvíos de que son acusados sus hijos, de los robos en su Ministerio de Educación, de la mafia que intentó obtener ventaja con la venta de vacunas contra la covid".

Lula da Silva es el favorito con cerca del 48% de intención de votos, según las encuestas que se publicaron los últimos días. Algunos sondeos apuestan a que, incluso, podría ganar en primera vuelta.

Bolsonaro

Durante sus intervenciones, Bolsonaro llamó a Lula "mentiroso", "traidor a la Patria" y "expresidiario". Además, vinculó al líder del Partido de los Trabajadores (PT) con supuestas pandillas y acusó a los hijos de Lula de "robar millones de empresas".

"En estas elecciones está en juego el futuro de la nación y no se debe permitir que Lula vuelva al poder, en cuyo gobierno se enseñó a los niños a iniciarse sexualmente en las escuelas", dijo a lo que Lula da Silva le respondió que "deje de mentir".

Bolsonaro también sostuvo que durante su gobierno "no hubo corrupción" y volvió a insistir: "Lo que está en juego en las elecciones es el futuro de la Nación. Brasil era una cleptocracia. Lula fue el jefe de una gran organización criminal. No podemos continuar en el país del robo".

El actual presidente acusó al gobierno de Lula de "querer imponer una agenda de ideología de género". "Es un gobierno que quiere la liberación de las drogas. Lula defendía a quien se robada el celular para tomarse una cervecita", afirmó.

Comenzó la cuenta regresiva para las elecciones presidenciales en Brasil y, en la noche del 29 de septiembre, se dio el último debate de candidatos que tuvo a Jair Bolsonaro y a Luiz Inácio Lula da Silva cara a cara.

El debate empezó a las 22:30, se transmitió por la señal Globo y fue lo más visto de la noche, después de la novela "Pantanal" que se emitió antes. En el mismo, participaron siete de los candidatos a presidente: Jair Bolsonaro (PL); Lula da Silva (PT), Luiz Felipe D'Ávila (NOVO); Simone Tebet (MDB); Soraya Thronicke (União Brasil), el padre Kelmon (PTB) y Ciro Gomes (PDT).

Los participantes dispusieron de 30 segundos para hacer las preguntas y un minuto para contestar. Se cruzaron todos en los cuatro bloques del debate que se acaloró, sobre todo cuando Bolsonaro y Lula da Silva cruzaron acusaciones de corrupción y chicanas.

La intervención de Lula da Silva

El expresidente Lula da Silva destacó que su presidencia significó "momentos de mayores conquistas, de mayor inclusión" para los sectores más postergados. "Tuve el placer de gobernar el país y hacer la mayor política de inclusión social de la historia", remarcó a la vez que recordó la suba del 76% en los salarios que se logró durante su gestión.

"La gente te enviará a casa el 2 de octubre", le dijo el candidato del PT a Bolsonaro. "¿Habla de pandemillas conmigo? Necesita mirarse al espejo y ver qué está pasando en su gobierno. Usted, cuando se acerca al micrófono, debe comportarse como presidente. Respete a quién está mirando y no mienta", le dijo además. 

Sobre las acusaciones de corrupción en su contra, el líder de izquierda respondió: "Es una mentira decir que monté una organización criminal. En lugar de decir eso debería referirse a los desvíos de que son acusados sus hijos, de los robos en su Ministerio de Educación, de la mafia que intentó obtener ventaja con la venta de vacunas contra la covid".

Lula da Silva es el favorito con cerca del 48% de intención de votos, según las encuestas que se publicaron los últimos días. Algunos sondeos apuestan a que, incluso, podría ganar en primera vuelta.

Bolsonaro

Durante sus intervenciones, Bolsonaro llamó a Lula "mentiroso", "traidor a la Patria" y "expresidiario". Además, vinculó al líder del Partido de los Trabajadores (PT) con supuestas pandillas y acusó a los hijos de Lula de "robar millones de empresas".

"En estas elecciones está en juego el futuro de la nación y no se debe permitir que Lula vuelva al poder, en cuyo gobierno se enseñó a los niños a iniciarse sexualmente en las escuelas", dijo a lo que Lula da Silva le respondió que "deje de mentir".

Bolsonaro también sostuvo que durante su gobierno "no hubo corrupción" y volvió a insistir: "Lo que está en juego en las elecciones es el futuro de la Nación. Brasil era una cleptocracia. Lula fue el jefe de una gran organización criminal. No podemos continuar en el país del robo".

El actual presidente acusó al gobierno de Lula de "querer imponer una agenda de ideología de género". "Es un gobierno que quiere la liberación de las drogas. Lula defendía a quien se robada el celular para tomarse una cervecita", afirmó.

Ver más
Ver más