Intento de magnicidio: el celular del detenido, bloqueado y con riesgo de resetearse

El teléfono celular de Fernando André Sabag Montiel fue bloqueado por parte de las fuerzas de seguridad en uno de los intentos de extraer información. Esto significa que esa prueba fundamental para la investigación corre riesgo de perderse.

El teléfono celular que portaba Fernando André Sabag Montiel, el agresor detenido por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue bloqueado en uno de los intentos por extraer información por parte de las fuerzas de seguridad. Esto significa que esa prueba fundamental para la investigación corre riesgo de perderse.

Para explicar el evento técnico declararon desde las 9 los dos técnicos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a los que les apareció la leyenda que daba cuenta de un posible formateo del teléfono; también están convocados los policías federales que habían manipulado antes el teléfono.

La PSA recibió el celular en su sede de Ezeiza horas después de que el aparato hubiera sido manipulado por técnicos de la Seguridad Aeroportuaria, que fue la primera fuerza en intentar extraer información, en presencia de secretarios del juzgado, la fiscalía y la defensa oficial, según aseguraron desde el juzgado que encabeza María Eugenia Capuchetti.

El teléfono viajó desde los tribunales federales de Comodoro Py hasta la sede de la PSA en el auto de la custodia personal de la magistrada, en el mismo sobre que en el que había llegado horas antes al juzgado y que ya había sido formalmente abierto. Durante una parte del trayecto que une el barrio de Retiro con la localidad de Ezeiza también viajó en el auto un secretario del juzgado que se bajó en el camino.

A pesar del inconveniente que mantiene en vilo a los investigadores, desde el juzgado aseguran contar con toda la prueba documental que da cuenta de la cadena de custodia del dispositivo electrónico. Desconocen, de todas formas, el alcance del evento, por lo que no pudieron determinar aún si se podrá recuperar la información.

El teléfono había sido secuestrado cuando detuvieron a Sabag Montiel en la noche del jueves 1 de septiembre, tras el ataque a Fernández de Kirchner cuando llegaba a su domicilio en el barrio porteño de Recoleta: el agresor lo llevaba en el bolsillo de su campera. El teléfono estaba apagado y sin batería, indicaron fuentes judiciales que explicaron que ahí mismo fue colocado en un sobre cerrado y lo trasladaron al juzgado, por orden de la magistrada.

Se encendió supuestamente cuando lo conectaron para intentar la primera extracción y, de inmediato, fue colocado en modo avión para que nadie pudiera tener acceso remoto, aseguró una fuente que dijo haber presenciado ese momento. En el juzgado comenzaron los intentos de extracción con personal técnico de PFA y la utilización de un sistema denominado UFED, siempre en presencia de personal judicial.

Los dos técnicos de PFA manipularon en teléfono y fueron dando cuenta de las maniobras al secretario del juzgado Federico Clerc. Cuando asumieron que los intentos fracasaron, elaboraron un informe para dejar registro de lo realizado y la condición en la que el teléfono quedó bajo custodia del juzgado en un sobre abierto y en la caja fuerte.

Horas después, el juzgado recibió la noticia de que la PSA contaba con un sistema más actualizado que podía intentar extraer la información (UFED Premium) y hacia allí se llevó el aparato en un auto de custodia. Desde ahí afirmaron que el teléfono fue trasladado encendido y en modo avión, pero esa versión no fue confirmada por la PSA.

En las oficinas de la PSA intentaron nuevamente la extracción de la información y allí surgió la leyenda que daba cuenta de que el mismo había sufrido un "resetado de fábrica", según reveló el periodista de Página/12 Raúl Kollmann, por lo que no fue posible realizar la operación.

A partir de esos sucesos se convocó primero a dos integrantes de PSA para que informen el evento de modo técnico, lo que ocurrió en la mañana del 4 de septiembre, y luego también a los técnicos de la PFA.

Aún no hay claridad en el juzgado sobre lo que pudo haber pasado: las opciones son que alguien lo hubiera alterado de forma remota (lo que desmentiría que el teléfono permaneció siempre en modo avión) o que se hubiera bloqueado por los intentos de extraer información sin tener el código de desbloqueo. El código había sido solicitado al imputado en el acto de la declaración indagatoria, pero se negó a aportarlo.

Persiste la duda en relación a si se perdió la información. No obstante, hay información del teléfono a la que el juzgado ya accedió: se trata de aquella almacenada en la tarjeta SIM y en la tarjeta de memoria.

Podés ver IP Noticias primera edición del fin de semana, conducido por Melina Fleiderman, los sábados y domingos a las 13:00.

Intento de magnicidio: el celular del detenido, bloqueado y con riesgo de resetearse

El teléfono celular que portaba Fernando André Sabag Montiel, el agresor detenido por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue bloqueado en uno de los intentos por extraer información por parte de las fuerzas de seguridad. Esto significa que esa prueba fundamental para la investigación corre riesgo de perderse.

Para explicar el evento técnico declararon desde las 9 los dos técnicos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a los que les apareció la leyenda que daba cuenta de un posible formateo del teléfono; también están convocados los policías federales que habían manipulado antes el teléfono.

La PSA recibió el celular en su sede de Ezeiza horas después de que el aparato hubiera sido manipulado por técnicos de la Seguridad Aeroportuaria, que fue la primera fuerza en intentar extraer información, en presencia de secretarios del juzgado, la fiscalía y la defensa oficial, según aseguraron desde el juzgado que encabeza María Eugenia Capuchetti.

El teléfono viajó desde los tribunales federales de Comodoro Py hasta la sede de la PSA en el auto de la custodia personal de la magistrada, en el mismo sobre que en el que había llegado horas antes al juzgado y que ya había sido formalmente abierto. Durante una parte del trayecto que une el barrio de Retiro con la localidad de Ezeiza también viajó en el auto un secretario del juzgado que se bajó en el camino.

A pesar del inconveniente que mantiene en vilo a los investigadores, desde el juzgado aseguran contar con toda la prueba documental que da cuenta de la cadena de custodia del dispositivo electrónico. Desconocen, de todas formas, el alcance del evento, por lo que no pudieron determinar aún si se podrá recuperar la información.

El teléfono había sido secuestrado cuando detuvieron a Sabag Montiel en la noche del jueves 1 de septiembre, tras el ataque a Fernández de Kirchner cuando llegaba a su domicilio en el barrio porteño de Recoleta: el agresor lo llevaba en el bolsillo de su campera. El teléfono estaba apagado y sin batería, indicaron fuentes judiciales que explicaron que ahí mismo fue colocado en un sobre cerrado y lo trasladaron al juzgado, por orden de la magistrada.

Se encendió supuestamente cuando lo conectaron para intentar la primera extracción y, de inmediato, fue colocado en modo avión para que nadie pudiera tener acceso remoto, aseguró una fuente que dijo haber presenciado ese momento. En el juzgado comenzaron los intentos de extracción con personal técnico de PFA y la utilización de un sistema denominado UFED, siempre en presencia de personal judicial.

Los dos técnicos de PFA manipularon en teléfono y fueron dando cuenta de las maniobras al secretario del juzgado Federico Clerc. Cuando asumieron que los intentos fracasaron, elaboraron un informe para dejar registro de lo realizado y la condición en la que el teléfono quedó bajo custodia del juzgado en un sobre abierto y en la caja fuerte.

Horas después, el juzgado recibió la noticia de que la PSA contaba con un sistema más actualizado que podía intentar extraer la información (UFED Premium) y hacia allí se llevó el aparato en un auto de custodia. Desde ahí afirmaron que el teléfono fue trasladado encendido y en modo avión, pero esa versión no fue confirmada por la PSA.

En las oficinas de la PSA intentaron nuevamente la extracción de la información y allí surgió la leyenda que daba cuenta de que el mismo había sufrido un "resetado de fábrica", según reveló el periodista de Página/12 Raúl Kollmann, por lo que no fue posible realizar la operación.

A partir de esos sucesos se convocó primero a dos integrantes de PSA para que informen el evento de modo técnico, lo que ocurrió en la mañana del 4 de septiembre, y luego también a los técnicos de la PFA.

Aún no hay claridad en el juzgado sobre lo que pudo haber pasado: las opciones son que alguien lo hubiera alterado de forma remota (lo que desmentiría que el teléfono permaneció siempre en modo avión) o que se hubiera bloqueado por los intentos de extraer información sin tener el código de desbloqueo. El código había sido solicitado al imputado en el acto de la declaración indagatoria, pero se negó a aportarlo.

Persiste la duda en relación a si se perdió la información. No obstante, hay información del teléfono a la que el juzgado ya accedió: se trata de aquella almacenada en la tarjeta SIM y en la tarjeta de memoria.

Podés ver IP Noticias primera edición del fin de semana, conducido por Melina Fleiderman, los sábados y domingos a las 13:00.

El teléfono celular que portaba Fernando André Sabag Montiel, el agresor detenido por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue bloqueado en uno de los intentos por extraer información por parte de las fuerzas de seguridad. Esto significa que esa prueba fundamental para la investigación corre riesgo de perderse.

Para explicar el evento técnico declararon desde las 9 los dos técnicos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a los que les apareció la leyenda que daba cuenta de un posible formateo del teléfono; también están convocados los policías federales que habían manipulado antes el teléfono.

La PSA recibió el celular en su sede de Ezeiza horas después de que el aparato hubiera sido manipulado por técnicos de la Seguridad Aeroportuaria, que fue la primera fuerza en intentar extraer información, en presencia de secretarios del juzgado, la fiscalía y la defensa oficial, según aseguraron desde el juzgado que encabeza María Eugenia Capuchetti.

El teléfono viajó desde los tribunales federales de Comodoro Py hasta la sede de la PSA en el auto de la custodia personal de la magistrada, en el mismo sobre que en el que había llegado horas antes al juzgado y que ya había sido formalmente abierto. Durante una parte del trayecto que une el barrio de Retiro con la localidad de Ezeiza también viajó en el auto un secretario del juzgado que se bajó en el camino.

A pesar del inconveniente que mantiene en vilo a los investigadores, desde el juzgado aseguran contar con toda la prueba documental que da cuenta de la cadena de custodia del dispositivo electrónico. Desconocen, de todas formas, el alcance del evento, por lo que no pudieron determinar aún si se podrá recuperar la información.

El teléfono había sido secuestrado cuando detuvieron a Sabag Montiel en la noche del jueves 1 de septiembre, tras el ataque a Fernández de Kirchner cuando llegaba a su domicilio en el barrio porteño de Recoleta: el agresor lo llevaba en el bolsillo de su campera. El teléfono estaba apagado y sin batería, indicaron fuentes judiciales que explicaron que ahí mismo fue colocado en un sobre cerrado y lo trasladaron al juzgado, por orden de la magistrada.

Se encendió supuestamente cuando lo conectaron para intentar la primera extracción y, de inmediato, fue colocado en modo avión para que nadie pudiera tener acceso remoto, aseguró una fuente que dijo haber presenciado ese momento. En el juzgado comenzaron los intentos de extracción con personal técnico de PFA y la utilización de un sistema denominado UFED, siempre en presencia de personal judicial.

Los dos técnicos de PFA manipularon en teléfono y fueron dando cuenta de las maniobras al secretario del juzgado Federico Clerc. Cuando asumieron que los intentos fracasaron, elaboraron un informe para dejar registro de lo realizado y la condición en la que el teléfono quedó bajo custodia del juzgado en un sobre abierto y en la caja fuerte.

Horas después, el juzgado recibió la noticia de que la PSA contaba con un sistema más actualizado que podía intentar extraer la información (UFED Premium) y hacia allí se llevó el aparato en un auto de custodia. Desde ahí afirmaron que el teléfono fue trasladado encendido y en modo avión, pero esa versión no fue confirmada por la PSA.

En las oficinas de la PSA intentaron nuevamente la extracción de la información y allí surgió la leyenda que daba cuenta de que el mismo había sufrido un "resetado de fábrica", según reveló el periodista de Página/12 Raúl Kollmann, por lo que no fue posible realizar la operación.

A partir de esos sucesos se convocó primero a dos integrantes de PSA para que informen el evento de modo técnico, lo que ocurrió en la mañana del 4 de septiembre, y luego también a los técnicos de la PFA.

Aún no hay claridad en el juzgado sobre lo que pudo haber pasado: las opciones son que alguien lo hubiera alterado de forma remota (lo que desmentiría que el teléfono permaneció siempre en modo avión) o que se hubiera bloqueado por los intentos de extraer información sin tener el código de desbloqueo. El código había sido solicitado al imputado en el acto de la declaración indagatoria, pero se negó a aportarlo.

Persiste la duda en relación a si se perdió la información. No obstante, hay información del teléfono a la que el juzgado ya accedió: se trata de aquella almacenada en la tarjeta SIM y en la tarjeta de memoria.

Podés ver IP Noticias primera edición del fin de semana, conducido por Melina Fleiderman, los sábados y domingos a las 13:00.

Ver más
Ver más