Monóxido de carbono: los riesgos de dejar todo cerrado

Con la llegada del invierno, los riesgos de dejar todo cerrado en la casa aumentan por un enemigo puntual: el monóxido de carbono (CO). Este químico es incoloro, inodoro y no irritativo, además de que se dispersa fácilmente en el aire. Al no ser percibido, produce consecuencias muy graves en las personas, siendo una de las principales causas de intoxicación en el mundo, e incluso se calcula que todos los años mata a por lo menos 200 personas en Argentina. 

Ahora bien, estos riesgos son evitables si se ventilan de manera adecuada los ambientes, se controlan las instalaciones y los artefactos de calefacción, y se presta atención a las medidas de prevención.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por monóxido de carbono?

En casos leves:

  • Cefaleas
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Mareos
  • Debilidad

En casos graves:

  • Inestabilidad
  • Confusión
  • Visión borrosa
  • Dolor en el pecho
  • Desmayos
  • Convulsiones
  • Muerte

Es posible entre las dos semanas y los dos meses posteriores a la intoxicación, aparezcan complicaciones neurológicas, por lo que se recomienda el control médico a corto y mediano plazo. 

¿Qué hacer en caso de sospechar una intoxicación por monóxido de carbono?

  • Abrir las puertas y ventanas de los ambientes.
  • No permanecer dentro de la casa y ayudar a salir a todos los que permanezcan en su interior.
  • Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

Recomendaciones para evitar una intoxicación por monóxido de carbono

  • Mantener los ambientes ventilados una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña.
  • Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul. Si es naranja o roja, apagar el artefacto y llevarlo a revisión. 
  • No dormir con calentadores encendidos.
  • Que un gasista matriculado revise las instalaciones a gas.
  • No usar horno ni hornallas para calefaccionar el ambiente. Consumen mayor cantidad de oxígeno.
  • No instalar calefones o termotanques a gas en el baño.
  • No dejar el auto con el motor encendido en el garage sin ventilar el ambiente.
  • Nunca encender un grupo electrógeno en un interior. Siempre deben estar en el exterior.
  • Considerar instalar detectores de monóxido de carbono en la casa.
     

Monóxido de carbono: los riesgos de dejar todo cerrado

Con la llegada del invierno, los riesgos de dejar todo cerrado en la casa aumentan por un enemigo puntual: el monóxido de carbono (CO). Este químico es incoloro, inodoro y no irritativo, además de que se dispersa fácilmente en el aire. Al no ser percibido, produce consecuencias muy graves en las personas, siendo una de las principales causas de intoxicación en el mundo, e incluso se calcula que todos los años mata a por lo menos 200 personas en Argentina. 

Ahora bien, estos riesgos son evitables si se ventilan de manera adecuada los ambientes, se controlan las instalaciones y los artefactos de calefacción, y se presta atención a las medidas de prevención.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por monóxido de carbono?

En casos leves:

  • Cefaleas
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Mareos
  • Debilidad

En casos graves:

  • Inestabilidad
  • Confusión
  • Visión borrosa
  • Dolor en el pecho
  • Desmayos
  • Convulsiones
  • Muerte

Es posible entre las dos semanas y los dos meses posteriores a la intoxicación, aparezcan complicaciones neurológicas, por lo que se recomienda el control médico a corto y mediano plazo. 

¿Qué hacer en caso de sospechar una intoxicación por monóxido de carbono?

  • Abrir las puertas y ventanas de los ambientes.
  • No permanecer dentro de la casa y ayudar a salir a todos los que permanezcan en su interior.
  • Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

Recomendaciones para evitar una intoxicación por monóxido de carbono

  • Mantener los ambientes ventilados una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña.
  • Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul. Si es naranja o roja, apagar el artefacto y llevarlo a revisión. 
  • No dormir con calentadores encendidos.
  • Que un gasista matriculado revise las instalaciones a gas.
  • No usar horno ni hornallas para calefaccionar el ambiente. Consumen mayor cantidad de oxígeno.
  • No instalar calefones o termotanques a gas en el baño.
  • No dejar el auto con el motor encendido en el garage sin ventilar el ambiente.
  • Nunca encender un grupo electrógeno en un interior. Siempre deben estar en el exterior.
  • Considerar instalar detectores de monóxido de carbono en la casa.
     

Con la llegada del invierno, los riesgos de dejar todo cerrado en la casa aumentan por un enemigo puntual: el monóxido de carbono (CO). Este químico es incoloro, inodoro y no irritativo, además de que se dispersa fácilmente en el aire. Al no ser percibido, produce consecuencias muy graves en las personas, siendo una de las principales causas de intoxicación en el mundo, e incluso se calcula que todos los años mata a por lo menos 200 personas en Argentina. 

Ahora bien, estos riesgos son evitables si se ventilan de manera adecuada los ambientes, se controlan las instalaciones y los artefactos de calefacción, y se presta atención a las medidas de prevención.

¿Cuáles son los síntomas de una intoxicación por monóxido de carbono?

En casos leves:

  • Cefaleas
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Mareos
  • Debilidad

En casos graves:

  • Inestabilidad
  • Confusión
  • Visión borrosa
  • Dolor en el pecho
  • Desmayos
  • Convulsiones
  • Muerte

Es posible entre las dos semanas y los dos meses posteriores a la intoxicación, aparezcan complicaciones neurológicas, por lo que se recomienda el control médico a corto y mediano plazo. 

¿Qué hacer en caso de sospechar una intoxicación por monóxido de carbono?

  • Abrir las puertas y ventanas de los ambientes.
  • No permanecer dentro de la casa y ayudar a salir a todos los que permanezcan en su interior.
  • Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

Recomendaciones para evitar una intoxicación por monóxido de carbono

  • Mantener los ambientes ventilados una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña.
  • Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul. Si es naranja o roja, apagar el artefacto y llevarlo a revisión. 
  • No dormir con calentadores encendidos.
  • Que un gasista matriculado revise las instalaciones a gas.
  • No usar horno ni hornallas para calefaccionar el ambiente. Consumen mayor cantidad de oxígeno.
  • No instalar calefones o termotanques a gas en el baño.
  • No dejar el auto con el motor encendido en el garage sin ventilar el ambiente.
  • Nunca encender un grupo electrógeno en un interior. Siempre deben estar en el exterior.
  • Considerar instalar detectores de monóxido de carbono en la casa.
     
Ver más
Ver más