La ley de Consenso Fiscal fue aprobada en la Cámara de Diputados

Diputados convirtió en ley el acuerdo firmado por el Poder Ejecutivo y 21 provincias, que prevé coordinación en el diseño de políticas tributarias. La iniciativa fue aprobada por 136 votos afirmativos frente a 108 negativos y 4 abstenciones.

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de Consenso Fiscal, que ya tenía media sanción del Senado. El acuerdo firmado entre el Poder Ejecutivo Nacional y 21 provincias administradas por el oficialismo y la oposición fue aprobado por 136 votos afirmativos frente a 108 negativos y 4 abstenciones.

El acuerdo fiscal había sido firmado en marzo pasado por el presidente Alberto Fernández y 21 mandatarios provinciales. No adhirieron al entendimiento las provincias de San Luis, La Pampa y la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La ley prevé una serie de acuerdos en torno a políticas tributarias, así como lograr equilibrios en el control de la evasión impositiva en todo el país. Tiene como premisa articular la administración de impuestos con estabilidad jurídica entre las provincias partícipes, con el fin de fortalecer la autonomía para la recaudación en cada jurisdicción.

El eje del debate legislativo fue si el acuerdo fiscal permite aumentar impuestos provinciales como Sellos e Ingresos Brutos. Según expresa, las alícuotas de Ingresos Brutos no podrán superar a las establecidas para cada actividad; asimismo, plantea la posibilidad de legislar sobre un impuesto a la herencia.

Entre otros lineamientos, la ley limita el endeudamiento externo de las provincias al disponible mediante líneas de financiamiento con organismos bilaterales o multilaterales de crédito. También fija que "la regla de límite de crecimiento del gasto estará regida en todos los casos por el incremento del PIB".

Apoyo del Frente de Todos

Los votos a favor fueron aportados por el Frente de Todos (FdT), interbloque Federal, Provincias Unidas, Bloque Ser, y diputados de la Unión Cívica Radical (UCR) alineados con los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales, y de Corrientes, Gustavo Valdés.

El diputado del FdT Carlos Heller habló como miembro informante y destacó que "no se puede hablar de inclusión sino se habla de distribución".

Aseguró, a su vez, que "de ninguna manera el objetivo de este consenso es subir impuestos" y que el acuerdo entre el Ejecutivo y las provincias busca "seguir avanzando en forma gradual y sostenida en recortar diferencias que existen en las distintas regiones del país".

También a favor del proyecto, el radical jujeño Jorge Rizzotti señaló: "Este consenso que ha acompañado nuestro gobernador no obliga a aumentar impuestos, y creo que es fundamental la defensa que hacemos desde el interior, que es el reconocimiento de las autonomías provinciales".

En esa línea se expresaron el correntino Manuel Aguirre, el representante de Córdoba Federal, Carlos Gutierrez y el diputado de Juntos por Rio Negro, Agustín Domingo.

Rechazo de la oposición

Los 108 votos negativos provinieron en su mayoría de los bloques de Juntos por el Cambio, La Libertad Avanza, Avanza Libertad y el Frente de Izquierda. Las cuatro abstenciones fueron de diputados del radicalismo mendocino.

Al defender el dictamen de rechazo, el diputado del PRO Luciano Laspina señaló:

"Este Consenso Fiscal vuelve a repetir el principio de salvación de la política sacrificando a los contribuyentes y castigando a nuestra industria nacional, porque cargan sobre sus espaldas un impuesto que no existe en ninguna parte del mundo".

En igual sentido, el radical cordobés Victor Hugo Romero sostuvo: "el crecimiento sostenido de la Argentina es con una estabilidad fiscal, pero el equilibrio fiscal no se logra aumentando impuestos, se logra trabajando en la evasión, con una política inteligente de administración fiscal y una eficiencia en el gasto".

Por su parte, el diputado Nicolás del Caño consideró que la ley es "hija del pacto de coloniaje con el FMI" y que los gobiernos provinciales "quieren tener las manos libres para aumentar impuestos que van a recaer sobre los sectores populares".

El legislador de Libertad Avanza, Javier Milei, se refirió al acuerdo como "basura de consenso" y señaló que "esto no es más que un aumento de la presión tributaria que va a haber efectivamente. En ningún lado de la economía razonable se dice que se crece con más impuestos".

En coincidencia argumentó su par de Avanza La Libertad, José Luis Espert: "El Consenso Fiscal se parece a feudalismo, donde la Nación y las provincias se ponen de acuerdo para seguir usando como esclavos a los ciudadanos a los cuales debemos representar antes que ceder a los intereses de los gobiernos provinciales", planteó.

La ley de Consenso Fiscal fue aprobada en la Cámara de Diputados

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de Consenso Fiscal, que ya tenía media sanción del Senado. El acuerdo firmado entre el Poder Ejecutivo Nacional y 21 provincias administradas por el oficialismo y la oposición fue aprobado por 136 votos afirmativos frente a 108 negativos y 4 abstenciones.

El acuerdo fiscal había sido firmado en marzo pasado por el presidente Alberto Fernández y 21 mandatarios provinciales. No adhirieron al entendimiento las provincias de San Luis, La Pampa y la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La ley prevé una serie de acuerdos en torno a políticas tributarias, así como lograr equilibrios en el control de la evasión impositiva en todo el país. Tiene como premisa articular la administración de impuestos con estabilidad jurídica entre las provincias partícipes, con el fin de fortalecer la autonomía para la recaudación en cada jurisdicción.

El eje del debate legislativo fue si el acuerdo fiscal permite aumentar impuestos provinciales como Sellos e Ingresos Brutos. Según expresa, las alícuotas de Ingresos Brutos no podrán superar a las establecidas para cada actividad; asimismo, plantea la posibilidad de legislar sobre un impuesto a la herencia.

Entre otros lineamientos, la ley limita el endeudamiento externo de las provincias al disponible mediante líneas de financiamiento con organismos bilaterales o multilaterales de crédito. También fija que "la regla de límite de crecimiento del gasto estará regida en todos los casos por el incremento del PIB".

Apoyo del Frente de Todos

Los votos a favor fueron aportados por el Frente de Todos (FdT), interbloque Federal, Provincias Unidas, Bloque Ser, y diputados de la Unión Cívica Radical (UCR) alineados con los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales, y de Corrientes, Gustavo Valdés.

El diputado del FdT Carlos Heller habló como miembro informante y destacó que "no se puede hablar de inclusión sino se habla de distribución".

Aseguró, a su vez, que "de ninguna manera el objetivo de este consenso es subir impuestos" y que el acuerdo entre el Ejecutivo y las provincias busca "seguir avanzando en forma gradual y sostenida en recortar diferencias que existen en las distintas regiones del país".

También a favor del proyecto, el radical jujeño Jorge Rizzotti señaló: "Este consenso que ha acompañado nuestro gobernador no obliga a aumentar impuestos, y creo que es fundamental la defensa que hacemos desde el interior, que es el reconocimiento de las autonomías provinciales".

En esa línea se expresaron el correntino Manuel Aguirre, el representante de Córdoba Federal, Carlos Gutierrez y el diputado de Juntos por Rio Negro, Agustín Domingo.

Rechazo de la oposición

Los 108 votos negativos provinieron en su mayoría de los bloques de Juntos por el Cambio, La Libertad Avanza, Avanza Libertad y el Frente de Izquierda. Las cuatro abstenciones fueron de diputados del radicalismo mendocino.

Al defender el dictamen de rechazo, el diputado del PRO Luciano Laspina señaló:

"Este Consenso Fiscal vuelve a repetir el principio de salvación de la política sacrificando a los contribuyentes y castigando a nuestra industria nacional, porque cargan sobre sus espaldas un impuesto que no existe en ninguna parte del mundo".

En igual sentido, el radical cordobés Victor Hugo Romero sostuvo: "el crecimiento sostenido de la Argentina es con una estabilidad fiscal, pero el equilibrio fiscal no se logra aumentando impuestos, se logra trabajando en la evasión, con una política inteligente de administración fiscal y una eficiencia en el gasto".

Por su parte, el diputado Nicolás del Caño consideró que la ley es "hija del pacto de coloniaje con el FMI" y que los gobiernos provinciales "quieren tener las manos libres para aumentar impuestos que van a recaer sobre los sectores populares".

El legislador de Libertad Avanza, Javier Milei, se refirió al acuerdo como "basura de consenso" y señaló que "esto no es más que un aumento de la presión tributaria que va a haber efectivamente. En ningún lado de la economía razonable se dice que se crece con más impuestos".

En coincidencia argumentó su par de Avanza La Libertad, José Luis Espert: "El Consenso Fiscal se parece a feudalismo, donde la Nación y las provincias se ponen de acuerdo para seguir usando como esclavos a los ciudadanos a los cuales debemos representar antes que ceder a los intereses de los gobiernos provinciales", planteó.

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de Consenso Fiscal, que ya tenía media sanción del Senado. El acuerdo firmado entre el Poder Ejecutivo Nacional y 21 provincias administradas por el oficialismo y la oposición fue aprobado por 136 votos afirmativos frente a 108 negativos y 4 abstenciones.

El acuerdo fiscal había sido firmado en marzo pasado por el presidente Alberto Fernández y 21 mandatarios provinciales. No adhirieron al entendimiento las provincias de San Luis, La Pampa y la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La ley prevé una serie de acuerdos en torno a políticas tributarias, así como lograr equilibrios en el control de la evasión impositiva en todo el país. Tiene como premisa articular la administración de impuestos con estabilidad jurídica entre las provincias partícipes, con el fin de fortalecer la autonomía para la recaudación en cada jurisdicción.

El eje del debate legislativo fue si el acuerdo fiscal permite aumentar impuestos provinciales como Sellos e Ingresos Brutos. Según expresa, las alícuotas de Ingresos Brutos no podrán superar a las establecidas para cada actividad; asimismo, plantea la posibilidad de legislar sobre un impuesto a la herencia.

Entre otros lineamientos, la ley limita el endeudamiento externo de las provincias al disponible mediante líneas de financiamiento con organismos bilaterales o multilaterales de crédito. También fija que "la regla de límite de crecimiento del gasto estará regida en todos los casos por el incremento del PIB".

Apoyo del Frente de Todos

Los votos a favor fueron aportados por el Frente de Todos (FdT), interbloque Federal, Provincias Unidas, Bloque Ser, y diputados de la Unión Cívica Radical (UCR) alineados con los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales, y de Corrientes, Gustavo Valdés.

El diputado del FdT Carlos Heller habló como miembro informante y destacó que "no se puede hablar de inclusión sino se habla de distribución".

Aseguró, a su vez, que "de ninguna manera el objetivo de este consenso es subir impuestos" y que el acuerdo entre el Ejecutivo y las provincias busca "seguir avanzando en forma gradual y sostenida en recortar diferencias que existen en las distintas regiones del país".

También a favor del proyecto, el radical jujeño Jorge Rizzotti señaló: "Este consenso que ha acompañado nuestro gobernador no obliga a aumentar impuestos, y creo que es fundamental la defensa que hacemos desde el interior, que es el reconocimiento de las autonomías provinciales".

En esa línea se expresaron el correntino Manuel Aguirre, el representante de Córdoba Federal, Carlos Gutierrez y el diputado de Juntos por Rio Negro, Agustín Domingo.

Rechazo de la oposición

Los 108 votos negativos provinieron en su mayoría de los bloques de Juntos por el Cambio, La Libertad Avanza, Avanza Libertad y el Frente de Izquierda. Las cuatro abstenciones fueron de diputados del radicalismo mendocino.

Al defender el dictamen de rechazo, el diputado del PRO Luciano Laspina señaló:

"Este Consenso Fiscal vuelve a repetir el principio de salvación de la política sacrificando a los contribuyentes y castigando a nuestra industria nacional, porque cargan sobre sus espaldas un impuesto que no existe en ninguna parte del mundo".

En igual sentido, el radical cordobés Victor Hugo Romero sostuvo: "el crecimiento sostenido de la Argentina es con una estabilidad fiscal, pero el equilibrio fiscal no se logra aumentando impuestos, se logra trabajando en la evasión, con una política inteligente de administración fiscal y una eficiencia en el gasto".

Por su parte, el diputado Nicolás del Caño consideró que la ley es "hija del pacto de coloniaje con el FMI" y que los gobiernos provinciales "quieren tener las manos libres para aumentar impuestos que van a recaer sobre los sectores populares".

El legislador de Libertad Avanza, Javier Milei, se refirió al acuerdo como "basura de consenso" y señaló que "esto no es más que un aumento de la presión tributaria que va a haber efectivamente. En ningún lado de la economía razonable se dice que se crece con más impuestos".

En coincidencia argumentó su par de Avanza La Libertad, José Luis Espert: "El Consenso Fiscal se parece a feudalismo, donde la Nación y las provincias se ponen de acuerdo para seguir usando como esclavos a los ciudadanos a los cuales debemos representar antes que ceder a los intereses de los gobiernos provinciales", planteó.

Ver más
Ver más